Stickers en Twitter, Gifs en WhatssApp y las nuevas "Stories" en Instagram. Más allá del producto y de lo que funciona, ¿estamos viviendo una convergencia de todas las redes sociales que conocemos? Pegatinas, emoticonos, gifs y caretas nos hacen jugar y personalizar nuestras comunicaciones para que estas sean enviadas ahora mismo y lleguen a todos nuestros contactos. 

¿Estamos intentando copiar a Snapchat por encima de nuestras posibilidades? Mi pequeña teoría es que sí, y que lo que hay detrás, no es más que otra campaña para ensalzar a la juventud, al carpe diem y al aquí y ahora, como si solo se tratara de eso. De estar conectado para ver la última "historia" del Justin porque si no luego desaparece. Lo más curioso es ver como cada una de las redes sociales existentes se van adueñando de diferentes nichos y targets. ¿Quién va a sacar a los foodies de Instagram? O sino, ¿cómo puede ser que los que no usábamos Snapchat ahora nos sintamos la mar de cómodos con las Instagram Stories? Seguramente alguien hablará de que, una vez somos hard users de una aplicación nos cueste irnos a otra, aunque tengan las mismas funcionalidades.

Sea la aplicación que sea, una de las cosas que más me fascinan es como los jóvenes han sido los primeros en aprender a gozar de lo que no dura. Ellos han popularizado Snapchat y todos, a remolque, empezamos a decir que tampoco está mal eso de colgar algo en la red y que sepamos que va a desaparecer al cabo de X tiempo. No nos encadenamos a nuestros contenidos porque estos nos representan solo en ese instante (y como mucho 24 horas más, vale). Así es como, los de una o dos generaciones más mayores aún vivimos pegados a los números de visualizaciones y likes, y en como estos siguen alimentando a nuestro ego. Así que me reconforta pensar en miles de ejecutivos entrajeados haciéndose todos la misma pregunta: ¿Cómo haremos para medir el impacto de lo que no se puede medir porque desaparece? Pero vaya, estoy segura que aparecerán nuevas aplicaciones para rellenar este nuevo nicho. Que por medir no sea.

Comment