Esta claro que todos somos diferentes (menuda obviedad) y que todos utilizamos las redes sociales de formas diferentes y con diferentes objetivos; y que además estos objetivos varían con el tiempo.  Sobre todo en el que al ámbito profesional se refiere.

Dicho esto, soy de las que cree que si quieres desarrollar tu marca profesional en redes sociales debes tener muy en cuenta qué esperan tus contactos o tu audiencia en cada una de ellas. Para ello y de forma ilustrativa propongo la siguiente división para Linkedin, Facebook y Twitter. Una división propia y, seguramente, de la que podríamos hablar largo y tendido y sobre la que podéis tener opiniones diferentes que estaré encantada de oír o leer.

Linkedin es la red profesional por excelencia, orientada al mundo laboral, al networking y hasta a la búsqueda de empleo. Así que la mayoría por no decir la totalidad de los contenidos deben ser de esta tipología. Contenidos de valor sobre nuestro trabajo, sobre lo que nos queremos posicionar y en definitiva, contenidos de venta propia (directa o indirectamente).

 

Twitter, por último, es la red o canal que más me hace dudar. Mucha de esta duda surge de la imposibilidad de decidir al 100% quién nos está siguiendo, a diferencia de las dos otras redes sociales comentadas, en Twitter te puede seguir quienquiera -  a no ser que tengas la cuenta protegida claro – y el sistema no es totalmente recíproco. Si bien es cierto que el “Te sigo, me sigues” continua vigente un poco por cortesía, ni mucho menos es una práctica generalizada. Dicho esto y enlazando con el primer párrafo de este texto: Twitter lo puedes utilizar como quieras así que si tu voluntad es la de reforzar tu marca personal, mi propuesta es que la mayoría de contenidos sean de carácter profesional pero no dejes de lado quién eres tu y qué te mueve a nivel personal. Por eso creo importante tener un pequeño rincón para la publicación de contenido personal (aficiones, valores, familia, etc). 

 

 

Facebook ya no es lo que era o simplemente estamos delante de un momento de cambio más en el que la red social quiere mutar para convertirse en un nuevo canal de comunicación. Y las mutaciones no tiene por qué ser malas, pero se deben tener en cuenta. Los jóvenes ya lo empiezan a tener claro y la escogen por detrás de Instagram, su red social preferida con un 33%, Twitter un 20% y por último Snapchat que sigue en ascenso con un 19%. Si lo que quieres es potenciar tu personal brand y como el resto de mortales en Facebook tienes a tus antiguos compañeros (de colegio o profesionales), mi propuesta es que la mayoría de contenidos que publiques sean de carácter personal y pocos, entre un 10 y un 20% en relación a tu profesión o marca.

Comment