La primera vez que utilicé Snapchat experimenté una sensación muy parecida a lo que Álvaro describe en el blog de su tienda "Gnomo". Cito textualmente: "¿Pero WTF? ¿Qué es esta marcianada de Snapchat?", me dije. "¡Si esto es el futuro, yo me quedo completamente fuera!" Aunque lo mío fue un poco peor porque por la fecha cumplía los 30 años y asocié esta sorpresa total al hecho de alejarme de la tan querida adolescencia.

Dicho esto, os recomiendo mucho el artículo de Álvaro, porque más allá de explicar la sensación que te produce el entrar por primera vez en esta red de mensajería, su artículo también funciona como breve guía de uso para todos aquellos  que no somos nativos digitales y queremos entender los nuevos paradigmas digitales de los más jóvenes. ¿Esta es la brecha generacional más grande a la que me he afrontado? Puede ser que sí y mira que según los estudios a mi se me considera millennial... 

Snapchat no sólo utiliza unos códigos muy diferentes a los que estamos acostumbrados sino que potencia o cubre un aspecto de la comunicación muy concreta de los jóvenes (iba a poner de el "jóvenes de hoy en día" aunque en realidad se puede aplicar a todos los jóvenes en general): Hola, me aburro ¿Qué estás haciendo?. A través de esta premisa se puede desencadenar un torrente de selfies, imágenes retocadas o vídeos de las cosas que están pasando justo en ese momento. Una pequeña dosis de realidad de lo que están haciendo tus amigos de Snapchat que puede durar 24 horas o se puede añadir a tu perfil (Mi historia). 

Vamos al grano: 

¿Qué hay de gamificación en Snapchat?

Como ya hemos comentado, el target principal de la aplicación son jóvenes, chicos y chicas que no han dejado de jugar a lo largo de toda su vida. 
La diseñadora y gurú de juegos Jane McGonigal (recomiendo mucho su charla TED sobre "Los juegos online pueden crear un mundo mejor") estima que un joven de 21 años ha pasado 10.000 horas jugando hasta la fecha, aproximadamente el mismo tiempo que ha pasado en la escuela entre 5º y 2º de Bachillerato. No es de extrañar pues que los adolescentes tengan incorporados los elementos de juego en su día a día y las aplicaciones que están triunfando entre ellos también incorporen la gamificación como una parte más de sus funcionalidades.

El modelo de estudio está inspirado en el framework M.A.G.I.C sobre gamificación y educación que han diseñado Imma Marín y Esther Hierro de Marinva. Una aproximación estructurada, metodológica y estratégica que enlaza los disparadores de la motivación con determinados elementos de los juegos. 

 

Elementos de juego:

  • Comunicación de la propia aplicación: Los copys/textos que aparecen en la aplicación están pensados para que sonrías. Así de fácil y simple. Vamos a motivar al usuario para que envíe Snaps con sus amigos incorporando un elemento divertido y referencial que él utiliza en su comunicación diaria: emoticonos típicos del Whatsapp. Y además los vamos a utilizar para "reírnos" en plan Nelson de Los Simpsons de él porque todavía no ha empezado a utilizar la aplicación.
    Una narrativa que bebe de los propios códigos de comunicación de los adolescentes y en los que se incorpora el humor como elemento para generar sorpresa.

 

  • Puntos de experiencia: Queremos incentivar a todos los usuarios que no están convencidos y necesitan une extra de motivación? Pues nada, les vamos a asignar un número asociado a los Snaps que ha enviado, los amigos que ha agregado, etc, vaya un tiempo de uso de la aplicación real, no sólo de testo. Aunque en el momento de testo tenía 8 miserables puntos, ahora ya cuento con.... 11! ¬¬
    De esta manera se reconoce la progresión y se recompensa al usuario.

 

  • Código QR para agregar amigos: Vamos a unos de las reinas del cordero. ¿Cómo agrego a gente que me interese en Snapchat? Bueno, puedes agregar a amigos que tengas en tu libreta de contactos o puedes agregar a usuarios por su nombre de usuario. A mi estas dos opciones me parecen un poco limitadas, puede ser que sea por vagancia, pero me he acostumbrado rápido a eso de "Importa mis amigos desde esta red social". Bueno, más allá de esta singularidad que hace de Snapchat algo más privado y directo, todo sea dicho, existe también la posibilidad de agregar amigos fotografiando su código QR del perfil. Vaya, que si ahora abrís la aplicación y apuntáis hacia esta fotografía de aquí al lado me agregaréis a Snapchat y seremos amigos fieles. Y ahora porque estamos hablando de una fotografía o mejor dicho pantallazo de mi teléfono, pero está funcionalidad está claramente desarollada para que puedas agregar a amigos que tienes delante mismo con la aplicación de Snapchat también abierta. Vaya, los amigos que te interesa seguir porque la utilizan como tu, para capturar el momento las 24h del día. Si esto no es actitud lúdica que baje alguien y me lo diga.
Mi perfil en Snapchat (leftyheart) 

Mi perfil en Snapchat (leftyheart) 

No, en serio, podemos establecer debate alrededor de sí creéis que estos son elementos de juego o no, o si podemos agregar alguno más. En mi opinión, y seguramente por mi condición de no target de la aplicación, la interacción y navegación de la propia app por slides y horizontal también se podrían agregar al listado pero no creo que sean funcionalidades conceptualizadas para potenciar el juego sino para potenciar la diferenciación (y un poco el caos).

 

1 Comment